ResuelvetuDeuda_TarjetadeCreditoGarantizada

Sin buró es posible, tarjetas de crédito garantizadas4 min read


¿No tiene historial crediticio o deseas mejorarlo? Sabías que existe una clase de productos que te puede ayudar a lograrlo. Así es, me refiero a las tarjetas de crédito garantizadas o tarjetas de crédito sin buró. Si deseas entender mejor su funcionamiento, aquí te lo explico.


Vayamos por partes:

¿Para qué obtener una línea de crédito? Esta es la pregunta base que debería guiarnos en la elección de esta clase de productos, ya que existen un sinfín de motivos por el que podríamos querer un plástico, por ejemplo: como método de pago para viajar, para comprar en tiendas departamentales o en línea. Pero si lo que te interesa es obtener una tarjeta de crédito sin buró, la mejor opción son las tarjetas garantizadas.

¿Por qué te piden el Buró para sacar una tarjeta de crédito?

Existen distintos tipos de tarjetas de crédito y estás se ofertan a los cuentahabientes según el tipo de riesgo que representen para la institución. Imaginemos que eres una persona muy responsable con tus pagos, has solicitado préstamos con anterioridad y los has logrado liquidar en tiempo y forma. Todo este comportamiento queda asentado en tu historial crediticio (sí, el famoso Buró), ahí se demuestra que tan confiable eres para ofrecerte algún tipo de producto.

Los bancos se fijan mucho en estos datos para determinar si te aprueban o no un plástico. En el ejemplo anterior sería lógico pensar que si cuentas con un excelente uso del crédito, entonces te llegarán ofertas de tarjetas con menores intereses, lo que conlleva un CAT muy competitivo, mejores beneficios y con una línea de crédito mucho más alta.

Pero, ¿qué opciones tiene alguien con mal historial crediticio o sin antecedentes? Ahí es dónde entran las tarjetas de crédito garantizadas.
 

¿Qué son las tarjetas de crédito garantizadas?

También conocidas como aseguradas, son plásticos respaldados por un dinero que el mismo cuentahabiente deposita a la institución, de ahí que sea una garantía de pago. Generalmente, esta cantidad debe ser igual o mayor a la línea de crédito que te aprueban con el plástico y, a pesar de que no te brinda algún beneficio financiero tener tu dinero en el plástico, es la condición para facilitarte este producto, ya que se cobrará de ahí si llegas a faltar con algún pago.

En el caso de las tarjetas garantizadas con crédito revolvente, es decir, aquellas cuya línea se restituye cuando lo terminas de pagar, pueden llegar a tener comisiones e intereses mayores al del resto de productos en esta gama. Esto se entiende ya que el cliente carece de un respaldo que le permita confiarle otro préstamo en mejores condiciones.

Sin embargo, de acuerdo a la información de la CONDUSEF, después de manifestar un buen comportamiento por algún tiempo, tu dinero te es reembolsado y podrás solicitar una tarjeta de crédito sin garantía.

¿Quienes ofrecen tarjetas de crédito garantizadas en México?

Actualmente puedes encontrar esta clase de productos algunos bancos, pero tendrías que preguntar si cuentan con esta clase de productos en su catálogo. Sin embargo, ahora tienes la posibilidad de explorar las empresas de tecnología financiera, fintech, para descubrir otras opciones. Te recomiendo Check.

¿Cuándo me conviene obtener una tarjeta de crédito sin buró?

Como lo mencionamos anteriormente, hay un par de casos en los que las tarjetas garantizadas podrían serte muy útiles:

  • Si no cuentas con historial que te respalde como buen pagador, conseguir este tipo de plásticos puede abrirte camino.
  • Si por algún motivo dejaste de pagar un préstamo y las instituciones ya no te confían otro servicio similar, este puede ser un buen paso para mejorar tu historial y así enderezar la relación que se tenía con las instituciones.

Por otro lado, si planeas mejorar tu score crediticio, no olvides que el primer paso es saldar todas tus deudas. Por lo tanto, considera acudir a una reparadora de crédito para liquidar tus cuentas pendientes y así comenzar tu nueva vida financiera con el pie derecho.

Otras publicaciones que te podrían interesar: