Salario neto y salario bruto, ¿son lo mismo?6 min read


Y entonces, ¿cuánto ganas?

Es muy importante  preguntarnos cuál es nuestro verdadero ingreso. Definitivamente es una pregunta respecto a nuestras finanzas, específicamente pensando en que tenemos un sueldo que podemos tomar en cuenta para determinar nuestros gastos y si no tenemos algunos conceptos claros podemos caer en errores. ¿Sabías que hay una diferencia entre salario bruto y neto?

 

 

Al ingresar a un empleo te hacen una propuesta económica sobre la percepción que tendrás al desempeñarte en el puesto correspondiente, la mayoría de las empresas hace dicha propuesta con el salario bruto y de aquí parten la mayoría de las confusiones ya que te haces una idea sobre esa cantidad y al recibir tu pago, recibes menos dinero de lo esperado ¿porqué?

En verdad esto es algo bastante raro para muchas personas, pero deriva de un par de conceptos que debemos tomar en consideración, al momento de formalizar un empleo, de pedir una tarjeta crédito o para saber cual es nuestra capacidad de pago: salario bruto y salario neto.

Primero que nada:

¿Qué es salario bruto?

Es el dinero total que percibe un trabajador o trabajadora, por  la labor que desempeña antes que se le efectúen retenciones que están designadas por la ley. ¿Ah? Bien ahora con peras: todo trabajador que labora en una empresa tiene derecho a un ingreso proveniente de su empleador. Todos los trabajadores están sujetos a pagar algunos conceptos por ley, entre los que encontramos: ISR ( sí, también lo odio) y  cuotas del Seguro Social.

El ISR es el Impuesto Sobre la Renta, es un impuesto que debe ser pagado mensualmente al SAT y que como todos los impuestos hacen “funcionar” al país,  de acuerdo con el propio.

 

“Los impuestos son uno de los medios principales por los que el gobierno obtiene ingresos; tienen gran importancia para la economía de nuestro país, ya que gracias a ellos se  puede invertir en aspectos prioritarios como la educación, la salud, la impartición de justicia y la seguridad, el combate a la pobreza y el impulso de sectores económicos que son fundamentales para el país”. — SAT.

 

 

¿Y qué pasa con el salario neto?

Más fácil, es aquello que queda después de haberse realizado las retenciones pertinentes acorde a la ley. Es igual a la resta del salario bruto menos las aportaciones de seguridad social y retenciones de impuestos. En otras palabras, es lo que llega a tu cuenta de nómina en el banco. En este punto es importante saber que entre más ganamos más impuestos pagamos, digamos que se trata de ser proporcional, paga más el que más gana.

 

Todo esto muy bien, ¿y luego?

Ahora que ya sabemos los principios básicos, tenemos mejores herramientas que ocupar para saber: ¿cuánto dinero puedo ocupar al mes para pagar mis tarjetas de crédito?, o para definir si un cambio de trabajo en realidad me traerá un beneficio económico sustancioso e incluso para poder pedir un aumento y  mejorar nuestra calidad de vida, siempre es bueno saber si a más trabajo  le corresponde mayor ingreso, y principalmente  qué tanto.

Basado en una historia real:

Tengo un amigo que se estaba cambiando de empleo, tenía un par de ofertas por parte de algunas empresas y me solicitó una pequeña asesoría, al final si en algo somos expertos es en los temas financieros. Él me comentaba que en su actual empleo tenía una percepción mensual determinada (no vamos a quemarlo), y que en una le ofrecían un incremento de sueldo del 30% en cuanto a su ingreso bruto, y en la otra le ofrecían un incremento del 20% respecto a su ingreso neto. ¿Cuál es la opción correcta?

Ahora:

Si pensamos solo en lo económico, que nunca es lo más correcto ya que puede ser una cortina de humo, el incremento que tendría en la segunda opción sería más rentable para él, ya que recordemos, el salario bruto aún  está a expensas de la retención de impuestos. Es importante tomar en cuenta muchos otros factores al momento de cambiar de empleo, el salario es determinante, puede ser, pero también cuáles serán nuestros gastos nuevos, distancia de recorrido, flexibilidad, etc., y si todo esto se verá recompensado con el nuevo ingreso. Y sobre todo, si eso te hace feliz, adelante.

Incluso para poder negociar un aumento en tu ingreso es importante conocer estos conceptos, sabiendo cuánto es lo que te descuentan de tu salario bruto te darás una idea bastante clara sobre el beneficio que obtendrás, recuerda solicitar un aumento de tu ingreso neto, para que tengas muy claro el aumento real que tendrás sobre tu percepción actual. Recuerda siempre exponer las razones de manera clara sobre porque mereces el aumento, lo que has aportado y lo que seguirás mejorando.

 

Ojo: las tarjetas de crédito no nos piden hacer el pago menos impuestos así que no te olvides de calcular tu capacidad de pago.

 

 

Perfecto, ahora que sabes que no es necesario ser contador para entender de estos temas, podrás elaborar mejores planes para cambiarte de empleo, solicitar aumentos rentables, o simplemente llevar una mejor administración de tus gastos, recuerda que nunca hay que creer que podemos pagar, es mejor estar seguros, pero antes de terminar:

 

7 tips sobre cómo pedir un aumento, toma nota:

 

  1. Calcula bien, si se pacta sobre el salario bruto, calcula o pregunta por las retenciones, también contempla las mensualidades en caso de contar con crédito Infonavit .
  2. En caso de negociar sobre el salario neto, pacta que sin importar si hay cambios en la ley y aumentan las cotizaciones y retenciones, éste permanecerá fijo.
  3. Prepara el momento ideal. Ya sea que vayan a comer o en una junta donde sólo tú y tu jefe (a) sean los invitados, ya que no sería grato hacerlo frente a otros compañeros al ser un tema personal..
  4. Si has hecho un buen trabajo, entonces preguntar por un aumento es fácil, trata de poner sobre la mesa los resultados obtenidos y comprométete a seguir mejorando.
  5. Investiga cómo andan los sueldos, para que tu aumento se encuentre dentro de lo que se ofrece en el mercado laboral de acuerdo a tu experiencia y sea justo para ambas partes.
  6. Durante la conversación que tengan tú y tu superior si tienes dudas, pregunta. No es bueno quedarte con pensamientos erróneos.
  7. Prepárate para un no como respuesta, sobre todo para controlar tus emociones y entonces mejor pregunta en cuánto tiempo podrían retomar la conversación.

 

Otros artículos que te podrían interesar: