14 tips para antes y después del desempleo

14 tips para antes y después del desempleo.8 min read


¿Estás de acuerdo que uno de los motores de la vida es tener un empleo estable, que te permita desarrollarte en todos los ámbitos? Pero también es una realidad, sobre todo ahora, que un empleo puede tomar muchos rumbos, podría ser que te lleve a la cima, pero también existe la posibilidad de desertar por propia decisión o ser desempleado..

Si estás leyendo esto y todavía tienes trabajo, ¡Felicidades! Tienes más posibilidades de hacer algo que podría facilitar tu vida en un futuro, Si te encuentras en calidad de desempleado y en una ardua búsqueda de trabajo, este artículo también es para ti.

La solución a cualquier incertidumbre, cualquier falta de estabilización, entre otros está aquí. Hay muchas cosas que puedes hacer durante el tiempo que tengas un empleo y que deberías hacer cuando no es así, mientras tanto pregúntate: ¿Qué harías si te despidieran o renunciaras?

 

¡Que el desempleo no te sorprenda!

 

  1. Prevenir el desempleo, vale la pena.

 

Si te encuentras en un empleo que te gusta y con estabilidad, o tal vez estás pensando en cambiar de empleo para encontrar uno mejor remunerado o una posición distinta, sin importar cuál sea la situación es recomendable siempre tener un plan B.

El objetivo principal de esta estrategia es impactar principalmente tus finanzas personales personales, el segundo, encontrar la manera en que un posible desempleo o renuncia no te lleve a decisiones mal tomadas.

 

 

  1. Aunque suene como un disco rayado, pero… tienes que ahorrar.

Tener un guardadito puede hacer la diferencia y ese ahorro debe ser intocable, lo mejor es que sea equivalente a mínimo 3 meses de tu sueldo completo ya que ese es el tiempo promedio en que una persona se tarda en encontrar otro empleo. en especial si tu familia está formada por más de dos personas, muy pocas familias lo hacen y de verdad eso es de preocuparse.

Toma este consejo desde ¡Ya! No pierdas el tiempo.

 

 

  1. Comienza a estar consciente de lo que compras.

Siendo sinceros, ¿Cuántas veces has planeado una compra que NO sea un viaje o algún bien que signifique un gasto fuerte? La verdad es que nuestros gastos chiquitos se convierten en una bola de nieve que si los sumas, podrían consumir más del 10% de tu sueldo.

La mejor manera de combatir el gasto hormiga es comenzar a construir un hábito de separar tu dinero. Aunque a veces está bien improvisar, procura que todo lo que planees para el mes esté registrado y con un monto máximo de gasto asignado, así te darás cuenta que tus ahorros serán intocables.

 

 

  1. Todos para uno y uno para todos.

Este método es para aquellas familias o parejas que mantienen una relación transparente en sus finanzas personales. La idea es que de todas las personas económicamente activas solo se tome un sueldo para mantener los gastos, mientras que los demás se van ahorrando. La organización puede variar, ya sea por turnos o como mejor se acomoden.

Tener un sueldo completo ahorrado facilita continuar ahorrando y tu fondo de emergencias ¡comienza!

 

 

 

  1. Tarjetas de crédito, fuera…

Muchas personas argumentan tener una tarjeta de crédito por si se tiene una emergencia, pero pocos la usan de esa manera, la tarjeta de crédito es el vehículo de pago más sencillo de utilizar y que al no afectar inmediatamente tu flujo de efectivo, a la larga te puede terminar ahorcando.

Evalúa el uso que le das a las tarjetas de crédito, tener una no tiene nada de malo, pero control ante todo. Un tip para que no caigas en gastos excesivos y no termines sin dinero por pagar deudas es que cualquier gasto que hagas con la tarjeta separa la mitad o el monto completo de tu efectivo. Si necesitas el efectivo tómalo, pero si estás bien sin ese monto, mejor guardalo para cuando tengas que pagar tu adeudo.

 

 

Seguramente todos soñamos con algún día ser nuestro propio jefe y para eso no necesariamente necesitas estar desempleado, ve comenzando desde ahora. Destina parte de tus ingresos a ser invertidos en tu futuro negocio.

Durante este periodo puedes comenzar a crear las bases, después poco a poco conforme vaya despegando te exigirá más tiempo, ese será el momento de renunciar.

  1. ¿Has pensado en comenzar un negocio?

 

  1. ¿Tienes que pagar deudas?

NUNCA dejes un empleo si tienes deudas por pagar. Este es un punto al que le debes dar prioridad, si la deuda es muy grande. Liquidar deudas pendientes te ayudará a que todo el plan fluya de la mejor manera ya que el estrés generado por el hecho de saber que debes dinero absorbe mucha de tu energía. En caso de perder involuntariamente tu empleo, continúa leyendo. 

 

 

 


Como ves hay muchas cosas que puedes comenzar ahora y que aunque no te despidan o no renuncies, de toda maneras seguirán funcionando para ti, podrían formar parte de un buen plan para tu vida financiera.

 

Pero ¿Qué hacer sin trabajo y con tu vida financiera? 

 

  1. Recorta gastos.

Todos esos gastos que parecían fijos como: televisión por cable, suscripciones a sitios de streaming para ver películas o escuchar música, membresías de cualquier tipo que se pagaban mensualmente, será mejor cortarlos de tu lista de gastos en lo que encuentras un empleo. Aseguráte de que todos los que estén domiciliados en alguna tarjeta de crédito sean cancelados antes de la siguiente fecha de pago.

 

 

  1. No dejes de pagar tus deudas.

Lo ideal es mantenerte al corriente y también que consigas un empleo lo antes posible. Cuando te entreguen tu liquidación aparta lo suficiente para cubrir mínimo 3 meses de deuda. Así no tendrás que preocuparte por los posibles intereses, esta situación es totalmente controlable.

 

 

  1. Consigue un ingreso temporal por ti mismo.

En este caso existen muchas posibilidades, tantas como tu creatividad te lo permita o ¿por qué no? generar un ingreso extra de tu hobbie favorito, o comenzar una actividad ajena a lo que normalmente haces pero que te ayudará a ganar dinero fácil y que no toman tanto tiempo así podrás aprovechar para acudir a entrevistas o buscar empleo. Algunas actividades que podrías: vender productos por catálogo, si eres bueno en cocina vender   galletas o paquetes de lunch, pasear perros, etc.

 

 

  1. Comienza un plan de austeridad con tu familia.

En caso de tener niños, no es necesario explicar a grandes rasgos lo que sucede a menos que se encuentren en una edad suficiente para que entiendan de qué va la situación. Pero sí es necesario explicarles que significa austeridad y cómo pueden aportar para que la situación no se complique.

 

 

  1. No tomes nada de tu cuenta de retiro.

Esta acción te puede afectar más de lo que te imaginas. ya que se te descuenta la cantidad retirada, también las semanas de cotización equivalentes a esa cantidad, por lo que si esperabas un retiro temprano, no será así. Tendrás que aguantar un poquito más para recuperar ese tiempo que se perdió con el retiro del dinero provisional.

 

 

  1. Productividad ante todo.

No te tires al sufrimiento y toma esto como un nuevo reto, por ti y tu familia. A pesar de no tener empleo, continua con una jornada “normal” por ejemplo: despierta al mismo tiempo, como lo hacías mientras trabajabas, busca contactos de otros empleos, amigos y disfruta de la compañía de tu familia.

 

 

  1. Haz tu mejor esfuerzo.

Después de todo vende tu perfil al mejor postor, esfuérzate en encontrar algo que te motive a seguir siendo bueno en lo que haces. No olvides dar un vistazo rápido a tu CV antes de entregarlo a las empresas donde deseas aplicar. Una red que puedes utilizar para conseguir empleo y conectar con gente es LinkedIn.

 

 


Con estos tips podrás tener una visión más clara de tus finanzas desde mucho antes de pensar en cambiar de empleo o en el caso de perderlo repentinamente. En realidad no hay un tiempo exacto que sea el ideal para comenzar a planificar tus finanzas personales, pero lo más recomendable, como en todo… no esperes a que te pase, actúa lo antes posible.

 

Otros artículos que te pueden interesar: