14 tips para antes y después del desempleo

14 tips para antes y después del desempleo.7 min read


¿Has pensado qué pasaría si un día padeces desempleo? Entiendo que quizá prefieras no hablar de esta posibilidad, pero de acuerdo con cifras de Resuelve tu Deuda, perder el trabajo es la tercera causa de endeudamiento en México. Aunque tener estabilidad laboral y un ingreso constante es un objetivo que muchas personas comparten, no es recomendable asumir que las circunstancias te serán favorables por siempre. Es mejor prevenir.

Entonces, ¿qué puedes hacer para que el desempleo no te sorprenda? En primer lugar, si te encuentras laborando activamente, entonces estás en mejores posibilidades para prepararte, pues podrás aprovechar estas recomendaciones sin la presión de la falta de dinero. En cambio, si actualmente te encuentras sin trabajo, seguramente habrá información aquí que te resulte muy útil.

Como dije arriba, la clave es prevenir. Por ello, en esta ocasión te compartiré algunos tips financieros que podrás aplicar antes y después del desempleo.


Siempre cuida tus finanzas

Si te encuentras en un empleo que te gusta y con estabilidad, o tal vez estás pensando en cambiar de lugar de trabajo para encontrar un puesto mejor remunerado o con mayores responsabilidades, lo más recomendable siempre es tener un plan B.

El objetivo principal de esta estrategia es impactar positivamente a tus finanzas personales, el segundo, encontrar la manera en que un posible desempleo o renuncia no te lleve a decisiones mal tomadas.

Debes ahorrar

Tener un guardadito puede hacer la diferencia y ese ahorro debe ser intocable, lo mejor es que sea equivalente a mínimo 3 meses de tu sueldo completo ya que ese es el tiempo promedio en que una persona se tarda en encontrar otro empleo. A este dinero se le conoce como fondo de ahorro para emergencias y no tendrás problemas para juntarlo si eres constante.

¿Tienes familia o hay personas que dependen económicamente de ti? Entonces toma esto en cuenta para realizar tus cálculos, ya que no sólo tendrás que contemplar tus gastos sino también los de ellos.

Sé consciente de lo que compras

Siendo sinceros, ¿cuántas veces has planeado una compra que NO sea un viaje o algún bien que signifique un gasto fuerte? La verdad es que nuestras compras pequeñas se convierten en una bola de nieve que si las sumas, podrían consumir más del 10% de tu sueldo.

La mejor manera de combatir el gasto hormiga es comenzar a construir un hábito de separar tu dinero. Aunque a veces está bien improvisar, procura que todo lo que planees para el mes esté registrado y con un monto máximo de gasto asignado, así te darás cuenta que tus ahorros serán intocables. No olvides que entre más dinero tengas acumulado, te encontrarás en mejores condiciones para enfrentar el desempleo.

Todos para uno y uno para todos

Este método es para aquellas familias o parejas que mantienen una relación transparente en sus finanzas personales. La idea es que de todas las personas económicamente activas solo se tome un sueldo para mantener los gastos, mientras que los demás se van ahorrando. La organización puede variar, ya sea por turnos o como mejor se acomoden.

Tener un sueldo completo ahorrado facilita continuar ahorrando para que logren su fondo de emergencias, así que háblalo con tu pareja y vean cómo se adaptan a este presupuesto.

Tarjetas de crédito, fuera

Muchas personas argumentan tener una tarjeta de crédito por si se tiene una emergencia, pero pocos la usan de esa manera. La tarjeta de crédito es un vehículo de pago que no afecta inmediatamente tu flujo de efectivo. No obstante, a la larga te puede terminar ahorcando y si te descuidas, podrías caer en un terrible endeudamiento.

Evalúa el uso que le das a tus plástico, pues tener una o varias no tiene nada de malo siempre y cuando mantengas tus cuentas bajo control. Un tip para que no caigas en gastos excesivos y no termines sin dinero por pagar deudas es que cualquier gasto que hagas con la tarjeta, separa la mitad o el monto completo de tu efectivo. Si necesitas el efectivo tómalo, pero si estás bien sin ese monto, mejor guardalo para cuando tengas que pagar tu adeudo.

Paga tus deudas

Nunca dejes un empleo si tienes deudas por pagar. Este es un punto al que le debes dar prioridad, si la deuda es muy grande. Liquidar deudas pendientes te ayudará a que todo el plan fluya de la mejor manera ya que el estrés generado por el hecho de saber que debes dinero absorbe mucha energía.

Como ves hay muchas cosas que puedes comenzar a aplicar ahora, aun cuando el desempleo no sea tu situación. Lo importante es que siempre procures tu vida financiera y tomes acciones que te podrían sacar de un apuro. Sin embargo, ¿qué opciones tienen las personas que ya se quedaron sin trabajo? Eso lo revisaremos a continuación.

¿Qué hacer sin trabajo y con tu vida financiera?

Recorta gastos

Todos esos gastos que parecían fijos como: televisión por cable, suscripciones a sitios de streaming para ver películas o escuchar música, membresías de cualquier tipo que se pagaban mensualmente, será mejor cortarlos de tu lista en lo que encuentras un empleo. Aseguráte de que todos los que estén domiciliados en alguna tarjeta de crédito sean cancelados antes de la siguiente fecha de pago.

No dejes de pagar tus deudas

Lo ideal es mantenerte al corriente y también que consigas un empleo lo antes posible. Cuando te entreguen tu liquidación aparta lo suficiente para cubrir mínimo 3 meses de deuda. Así no tendrás que preocuparte por los posibles intereses, debes procurar mantener bajo control tus cuentas, de lo contrario tus compromisos financieros seguirán creciendo.

Consigue un ingreso temporal

En este caso existen muchas posibilidades, tantas como tu creatividad te lo permita o ¿por qué no? generar un ingreso extra de tu hobbie favorito, o comenzar una actividad ajena a lo que normalmente haces pero que te ayudará a ganar dinero fácil. Recuerda que el principal objetivo es que cuentes con la disposición de tiempo para que asistas a entrevistas de trabajo y seguir buscando una fuente de ingresos estable, así que sé flexible con tus otras actividades y prioriza tus compromisos.
 

Comienza un plan de austeridad con tu familia.

En caso de tener niños, no es necesario explicar a grandes rasgos lo que sucede a menos que se encuentren en una edad suficiente para que entiendan de qué va la situación. Pero sí es necesario comunicarles qué significa austeridad y cómo pueden aportar para que la situación no se complique.

No tomes nada de tu cuenta de retiro

Esta acción te puede afectar más de lo que te imaginas. ya que se te descuenta la cantidad retirada, también las semanas de cotización equivalentes a esa cantidad, por lo que si esperabas un retiro temprano, no será así. Tendrás que aguantar un poquito más para recuperar ese tiempo que se perdió con el retiro del dinero provisional.

Productividad ante todo

No te tires al sufrimiento y toma esto como un nuevo reto, por ti y tu familia. A pesar de estar en desempleo, continúa con una jornada “normal” por ejemplo: despierta al mismo tiempo, como lo hacías mientras trabajabas, busca contactos de otros empleos, amigos y disfruta de la compañía de tu familia.

Haz tu mejor esfuerzo

Después de todo vende tu perfil al mejor postor, esfuérzate en encontrar algo que te motive a seguir siendo bueno en lo que haces. No olvides dar un vistazo rápido a tu CV antes de entregarlo a las empresas donde deseas aplicar. Una red que puedes utilizar para conseguir empleo y conectar con gente es LinkedIn.

Con estos tips podrás tener una visión más clara de tus finanzas desde mucho antes de pensar en cambiar de empleo o en caso de desempleo. En realidad no hay un tiempo exacto que sea el ideal para comenzar a planificar tus finanzas personales, pero lo más recomendable, como en todo… no esperes a que te pase, actúa lo antes posible.