10 tips de finanzas personales que aprendí de mamá

10 tips de finanzas personales que aprendí de mamá.6 min read


Seguramente estás de acuerdo en que deberíamos tener una materia durante la última etapa de nuestros estudios, donde nos enseñarán a administrar nuestras finanzas personales. Pues eso nos ayudaría a desarrollar nuestra inteligencia financiera.

Pero no es justificación ya que todos (o al menos la mayoría) tenemos la opción de aprender de nuestros padres, en especial de mamá, ella siempre sabe qué y cómo hacer que las cosas fluyan, pocas veces se equivoca y siempre nos sorprenderá. ¿Qué sería de nosotros sin ellas?

feliz día de las madres 2017

Mamá nos ha dado consejos y cuidados durante toda nuestra vida (incluso siendo personas independientes) y seguramente hay cosas que no notamos, pero cuando te enfrentas a una situación saltan entre nuestros recuerdos y es así que se llega a una solución, como caída del cielo.

He preparado una lista de 10 tips sobre finanzas personales que he aprendido de mi mamá y que no estaría de más poner a prueba:

1. ¿Te acuerdas cuando tu mamá te decía que te comieras lo que había porque no estabas en un restaurante?

Tal vez esa frase suena más a regaño que a un consejo de finanzas, pero una de las principales razones de su existencia es que simplemente comer en un restaurante o complacer los gustos de cada integrante de la familia (que obviamente son muy distintos) en una sola comida, además de ser una tarea complicada, también se convierte en un gasto realmente caro.

En pocas palabras, hay que disminuir las comidas fuera de casa; en cuanto a cocinar en casa, se podría potencializar el ahorro aprovechando la fruta y verdura de temporada que siempre es más económica, ya que su cosecha es abundante.  

 

2. Ser paciente es más fácil que deber dinero.

Si alguien sabe de paciencia, mamá es una experta, pues con el simple hecho de procrear y esperar un bebé que se aloja en su vientre durante nueve meses, que nos han enseñado prácticamente todo lo que un ser humano debería saber para sobrevivir.

Siempre será mejor ahorrar constantemente y poder comprar lo que deseas, es menos estresante y permite organizar tu dinero.

 

3. Aprende a decir no.

Hay mamás que lo hacen o hacían muy discretamente, pero no hay nada mejor que ser directos y decir no. Por ejemplo, cuando veías un juguete o algún dulce y mamá no tenía presupuestado en su lista de compras algo similar, sin importar el berrinche o enojo que hacías, simplemente te decían no.

Aprende a decir no a los demás y a ti mismo, cuando se trata de gastar y sabes que no deberías, pero simplemente no puedes negarlo, estás dañando tus finanzas personales, pues comienzas a tomar decisiones basadas en lo que deseas y no en lo que necesitas.

 

4. Presupuesta todo tu mes y controla tus gastos diarios y adicionales.

Cualquier experto sabe que un presupuesto mensual funciona y si mamá lo hace, significa que no puedes darte el lujo de ignorarlo, tener un control de gastos y que sea mensual, te permite evaluar mejor tu situación financiera, tomar decisiones y sobre todo ahorrar.

Mi mamá registra cada gasto realizado durante el día, semana o mes, lo anota en una libreta, actualmente los puedes llevar a todos lados con aplicaciones gratuitas, una de ellas que es muy recomendada es: keep, es una herramienta de notas, es muy fácil de utilizar y la puedes descargar en tu teléfono y también la puedes utilizar en tu tablet o tu PC, todo esto lo puedes complementar si sabes cómo hacer un presupuesto.

 

5.Tú puedes ser el héroe, siempre.

Mamá siempre es la heroína y tiene solución a todo lo que te puedas imaginar, siempre hace hasta lo imposible para poder brindar un futuro mejor para los que ama, más bien tiene una habilidad impresionante para prevenir y un buen sensor que detecta cuando se aproxima una situación complicada.

Lo que pasa en realidad es que ella siempre ahorra, siempre tiene ese “guardadito” que saca de apuros. Aprender a ahorrar implica saber decir no, conocer cuál es tu gasto hormiga y combatirlo, saber si eres capaz de controlar gastos diarios.

 

6. Paga el precio justo siempre.

Este tip lo he visto en acción muchas veces, es uno de mis favoritos pues siempre lo llevo a cabo. Antes de esto ir al súper era una tarea larga, tediosa y casi siempre gastaba más de lo que tenía presupuestado.

1. Lleva una lista de cosas por comprar.

2. Compara precio vs contenido, es decir… si una botella de aceite vale $20.00 y otra $21.90, pero la de $21.90 contiene más de 1 litro, mientras que la que cuesta $20.00 contiene 850 mililitros, conviene adquirir la que cuesta más.

3. Lleva una calculadora o utiliza la de tu teléfono, establece un límite para tus compras y apégate a él.  

 

7. Cuida tus bienes y no gastaras durante un tiempo.

Mamá sabe cómo cuidar absolutamente todo, lo cual es muy bueno porque incrementa la durabilidad de los bienes, también es bueno que pongas atención a los bienes inmuebles, pues cualquier reparación que se requiera y no sea realizada, a largo plazo significa un gasto mayor.

 

8. Reconoce las buenas ofertas.

No sé si sea una regla universal o algo similar, pero las mamás tienen buena memoria para los precios, reconocen inmediatamente cuando han bajado, se mantienen o se han elevado.

Una manera de hacerlo fácil es registrar tu despensa cada mes y comparar con los precios de la del siguiente mes, esto te ayudará a aprender por tu cuenta cómo administrar el dinero de acuerdo a tus necesidades.

 

9. ¡Cuida de tu salud!

Si tu mamá siempre te daba frutas y verduras, no pierdas la costumbre, pues estar sano es una de las cosas que pueden proteger a tus finanzas personales más que otra cosa. Si llevas una vida con una alimentación no balanceada, para ti y tu familia podría ser la mejor inversión que puedas hacer, bien dicen que la salud es lo primero.

 

10. Los buenos hábitos siempre te hacen ahorrar.

Mamá siempre nos educa con buenos hábitos, así como el hábito de comer bien y cuidar tu salud, hay otros hábitos que puedes cambiar para transformar tu vida financiera. para que esto funcione podrías poner a prueba cualquiera de estos hábitos:

 

  • Realiza un control de gastos y de esa manera elimina todos los que no utilizas tan seguido o podrías intercambiarlos por otros que sean más económicos.
  • Crea una lista “estándar” para la despensa, esto te permitirá planear mejor tu siguiente visita, también lleva un conteo de qué se terminó y qué no para que no compres algo que ya necesitas.
  • Evita la comida de la calle o restaurantes, procura siempre preparar la tuya. Siempre ahorra, depende de ti cuánto quieres ahorrar pero no importa la cantidad, lo que importa es que lo hagas.

 

Ahora hay 10 cosas más por qué agradecerles a nuestras mamás, gracias por siempre encontrar la manera de resolver cualquier situación. , ¡¡Feliz día a todas las mamás!!

 

Otros temas que te pueden interesar: