crédito_hipotecario

10 cosas que debes saber antes de pedir un crédito hipotecario6 min read


¿Tomaste la decisión de adquirir una casa? ¡Felicidades! Comprar una propiedad es un sueño que muchas personas tienen. Sin embargo, el elevado costo provoca que el crédito hipotecario sea una opción muy popular de financiamiento. Si este es tu caso, te recomiendo tomarte el tiempo de familiarizarte con los conceptos para elegir el producto que más te conviene.

¿Qué es un crédito hipotecario?

También conocido como crédito de vivienda, es un préstamo a largo plazo que hace una institución financiera, sea banco o una Sociedad Financiera de Objeto Múltiple (Sofom), para comprar una casa o un departamento. El respaldo del crédito es la propiedad misma; por ello, si se deja de pagar, el acreedor hipotecario está en su derecho de demandar el pago ante la ley o promover la venta forzosa del inmueble para recuperar el crédito.

Así es, sacar un crédito que tenga un bien por garantía, como el crédito hipotecario, implica que en caso de faltar con las mensualidades, se corre el riesgo de perder el inmueble. Por eso, es muy importante dimensionar el compromiso que se adquiere y contar con la información necesaria para elegir el producto que se ajuste mejor a nuestras condiciones económicas.


Para ayudarte a elegir el mejor crédito para ti, te brindaré las siguientes recomendaciones:

  • Utiliza un simulador de crédito

Un primer paso para ir a lo seguro es utilizar el simulador de crédito hipotecario en línea que ofrece la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).  En la página electrónica de cada banco también encontrarás un programa similar con detalles importantes que pueden ser de utilidad si ya eres cuentahabiente.

Esta herramienta te dice lo que cobra cada banco por estudio socioeconómico, avalúo, enganche, gastos notariales, seguro de daños, seguro de vida o comisión de administración. Dependiendo del monto de crédito que solicites, el simulador arrojará el pago mensual. Este primer esbozo de gastos te ayudará a identificar si sobrepasa tu capacidad de endeudamiento.

  • Considera tu edad e ingresos

La edad mínima requerida para contratar un crédito hipotecario es de 18 años y la máxima de 64 años 11 meses. El cálculo se basa en el ingreso neto mensual, en el valor del inmueble y si la persona cuenta con apoyo o subsidio de algún organismo nacional de vivienda como el ISSSTE o el Infonavit. En el primer caso, la prestación se otorga a la persona que trabaja en una institución de gobierno. En el segundo caso, la persona trabaja en la iniciativa privada y tiene derecho a una subcuenta de vivienda y el monto de financiamiento será mayor.

Las hipotecas para jóvenes ofrecen, por norma general, condiciones más ventajosas. En algunos casos las instituciones financieras costean hasta el 100 por ciento, mientras que las hipotecas para mayores de 40 años son de hasta 80 por ciento, ya que se deduce que el usuario cuenta con ahorros para comprar el inmueble.

  • Contempla tu historial crediticio

Tu comportamiento como pagador cumplido en créditos anteriores y vigentes como tarjetas de crédito, financiamiento automotriz, telefonía y tiendas departamentales determinará si eres candidato a un crédito hipotecario.

Para conocer tu calificación puedes consultar tu reporte especial y score en el Buró u otra Sociedad de Información Crediticia (SIC). Considera que, si tienes un comportamiento positivo serás un cliente atractivo para las entidades financieras, por lo que será más sencillo que te aprueben el crédito.

  • Acude al notario

Antes de firmar el contrato de compraventa asesórate con un notario. La idea es que éste revise los documentos de la propiedad y asesore jurídicamente a las partes, ya que tanto la compraventa del inmueble como el crédito hipotecario tendrán constancia en una misma escritura.

Es tu derecho elegir al notario, pero si no lo tienes la institución financiera puede sugerirte uno. Él será el responsable de calcular y retener los impuestos locales y federales por la compra del inmueble, por ello deberás pagarle los honorarios e impuestos correspondientes. Los demás gastos se pagan en la institución financiera una vez que hayas firmado el contrato de compraventa.

  • Considera el pago de intereses

Junto con el crédito hipotecario deberás pagar intereses; es decir, el precio del dinero que obtuviste como préstamo. Si eres puntual con tus mensualidades, los intereses disminuyen con el tiempo. En la actualidad, las instituciones financieras recompensan a los clientes cumplidos y ofrecen facilidades para que terminen pagando antes de lo esperado.

  • Amortiza a capital

En todos los créditos hipotecarios, mes con mes se va pagando una pequeña parte del capital original que contrataste y el resto son intereses. Dicho pago se llama amortización de capital y significa que cada vez el adeudo es menor que el mes anterior. Por esta razón, los intereses siempre se calculan sobre el saldo insoluto, es decir sobre lo que no has cubierto de la deuda.

  • Compara las tasas de interés

Hoy encuentras tasas fijas desde 9.20% y algunas instituciones financieras no te cobran comisiones por apertura ni gastos de investigación. Otras te reembolsan el avalúo o te  financian los gastos de escrituración. Pero, para saber quién da este tipo de facilidades es necesario que dediques tiempo a buscar el crédito hipotecario que mejor se adapte a ti.

  • No olvides los seguros

Hasta que se termine de pagar la totalidad de la deuda, la vivienda permanecerá hipotecada a favor del banco. Esto conlleva, por ley, la obligación de contratar coberturas contra los daños que pueda sufrir el inmueble y por la vida del deudor, es decir, un seguro de casa y uno de vida.

  • Consulta un asesor inmobiliario

Si bien puedes adquirir vivienda a través de portales inmobiliarios libres, nuestra recomendación es que lo hagas acompañado de un profesional inmobiliario certificado. De esta manera tendrás certeza jurídica sobre la propiedad y la seguridad de que está libre de gravamen y no tiene daños estructurales en su construcción.

  • Mejora tu tasa de interés

Si ya tienes un crédito hipotecario y buscas mejorar la tasa de interés, tienes la opción de portar tu financiamiento actual a otro banco y/o tener liquidez a partir de su inmueble.

En cambio, si no te sientes conforme con el servicio que te ofrece la institución financiera, vale la pena revisar otras opciones, sobre todo si has sido un pagador puntual. Hoy los rangos de tasas de interés hipotecarios van desde 9.20% fija anual, a plazos de entre cinco y 20 años dependiendo del perfil del cliente.

Aunque el mercado de rentas va en aumento, recuerda que comprar una propiedad puede ser una inversión que elevará su valor a lo largo del tiempo. Por ello, nada mejor que iniciar con el pie derecho y buscar las condiciones adecuadas para tu bolsillo.