testimonio rtd

Historias Resuelve tu Deuda: Juan Manuel.4 min read


Juan Manuel Parra es una persona que se preocupa por el bienestar de su familia, sus jornadas son casi 24/7 y pareciera que nada lo detiene.

Aunque su camino no ha sido sencillo, Juan sigue siendo una persona que mantiene el dedo sobre el renglón con sus proyectos a corto, mediano y largo plazo, y tener una deuda no lo ha frenado para seguir adelante, de hecho, para él representa un reto que sabe que pronto ha logrado vencer.

Agradecemos a Juan Manuel haberse tomado el tiempo para contarnos su experiencia, sigue leyendo para que conozcas su historia.

Todo comenzó cuando a Juan se le presentó la oportunidad de concretar un proyecto familiar: un salón de fiestas, en ese entonces le pareció una muy buena oportunidad, por lo que decidió arriesgarse y tomarla sin dudarlo.

Juan pensó que para un proyecto tan serio e importante, necesitaba una persona “especializada” en construcción, así que tomó las recomendaciones de sus conocidos y decidió buscar al señor del que tan buenas reseñas había recibido.

Cuando habló con él, aquel señor dio una impresión de ser alguien muy animado y con actitud bonachona, lo que hizo que Juan confiara en él de inmediato. Después de hablarle del proyecto, el señor le presentó un presupuesto que era económico y pintaba muy bien, por lo que  Juan decidió lanzarse al ruedo y pasar de ideas plasmadas en papel a una construcción.

Al poco tiempo, Juan comenzó a notar algo extraño, el proyecto no avanzaba como se esperaba, el señor experto en construcción le comentó que el presupuesto no iba a alcanzar, que necesitaba más dinero para terminar con lo que había empezado. Juan sin más, siguió aportando dinero, pues estaba invirtiendo en su futuro negocio. Sin embargo, el proyecto no tenía grandes cambios, todo iba demasiado lento.

Juan, decidió hacer cuentas, descubrió que nada cuadraba, ¿en qué se había ido el dinero que invirtió?. Al momento de pedir una explicación, descubrió que la persona a la que contrató resultó ser un fraude: aquel hombre de actitud bonachona no supo justificar los gastos, y mucho menos quiso regresar el dinero. Tiempo después, Juan Manuel no volvió a saber nada de él.

“Me sentía agobiado, con mucha presión. Nunca había estado en una situación similar, siempre tuve una vida financiera equilibrada; sin embargo se estuvieron presentando muchos inconvenientes en mi camino, antes de llegar a Resuelve tu Deuda, busqué ayuda con amistades, pero en asuntos relacionados con dinero nadie te ayuda.”

 

Con la ilusión de ver terminado su salón de fiestas, Juan decidió acudir a los créditos bancarios, pero en el camino surgieron aún más obstáculos que lo hicieron perder más tiempo y dinero, hasta llegar a una deuda que ascendía a más de $600,000 pesos.

Su experiencia con las deudas, en especial con los despachos de cobranza, fue muy dura. Juan cuenta que las llamadas de esos despachos solían ser muy agresivas y con un lenguaje fuerte.

A pesar de tantos problemas y presiones, Juan estaba decidido a liquidar sus deudas, por lo que decidió buscar a Resuelve tu Deuda, la verdad no escuchado sobre lo que era una Reparadora de Crédito.

 

“Supe de Resuelve tu Deuda por medios electrónicos, con cierto temor de que fuera un fraude, contemplando mi incredulidad, la persona que me atendió me brindó mucha información sobre la empresa y me invitó a visitar las instalaciones, tomé su propuesta, y una vez que conocí la ubicación de la empresa fue cuando me dio más confianza y decidí entrar.”

 

La experiencia para él ha sido completamente satisfactoria, por eso es que tiene bien puesta la camiseta de Resuelve tu Deuda, tanto que ha decidido unirse al equipo de embajadores para ayudar a otras personas a que den el paso y se decidan a liquidar sus deudas.

La historia de Juan Manuel es prueba de que no necesitas tener malos hábitos en tus finanzas personales para que las deudas se presenten en tu vida. Juan es cliente de Resuelve tu Deuda y ha tenido un gran avance durante el tiempo que ha estado con nosotros, y lo más importante es que ha recuperado su tranquilidad.

Como Juan, muchas personas están en el proceso de vivir libres de deudas y, así como esta, hay muchas otras historias que nos inspiran a seguir dando lo mejor de nosotros.

¿Te gustaría compartirnos tu historia?

Mándanos un correo a almendoza@resuelve.mx y ayuda a otras personas que están pasando por esa misma situación.