Necesito-dinero

¡Necesito dinero urgente!


“Necesito dinero”, si tuviéramos un peso por cada vez que hemos dicho esa frase, tendríamos suficiente dinero ahorrado para no decirla nunca más. El dinero es eso que parece que no importa, hasta que llega una emergencia y entonces nos arrepentimos por esa compra impulsiva, por no haber empezado nunca el reto de los 10 pesos, por haberle sacado al fondo de emergencias para pagar los boletos del Corona, etc.

Ya les he dicho muchas veces que el ahorro para emergencias es bien importante, pero si no me hicieron caso y ahora tienen una deuda que les urge liquidar, aquí les dejo unos consejos:

Guía rápida: ¿cómo conseguir dinero?

Si necesitas el dinero de inmediato, lo más probable es que ya estés buscando quién te lo preste, y seguramente ya te topaste con dos opciones: préstamos por internet y préstamos exprés. Vamos a platicar de cada uno:

 

Préstamos por Internet.

Parecen una gran idea, fácil, rápida y sin tanto lío. Y sí… pero no. No te dejes llevar por la urgencia y fíjate bien en lo que te estás metiendo. Te voy a hacer un checklist para estos casos:

 Revisa el CAT (Costo Anual Total) o sea, todos los gastos que involucra pedir ese préstamo, como comisiones e intereses. Compara antes de aceptarlo.

 Tasa de interés. Esto es lo que te van a cobrar por prestarte el dinero. OJO: checa si la tasa es diaria, semanal, mensual o anual.

 Comisiones. No te hagas bolas, tasa de interés y comisiones no son lo mismo. Las comisiones son cobros derivados de movimientos tales como apertura, pago anticipado, etc.

✓ No pidas más de lo que puedes pagar. Si ganas $10,000 y tienes qué pagar $4,000 al mes por este crédito, olvídalo. Lo recomendable es que tu deuda no equivalga a más del 20% de tu presupuesto mensual, esto es para que no termines recortando dinero de rubros importantes como vivienda, salud, transporte, comida, etc.

 Pon especial atención en los “préstamos sin buró ni aval”, pueden resultar fraudulentos.

 ¡Googlea! Ya que andas en Internet, busca comentarios de la empresa a la que vas a pedir el préstamo, búscala en redes sociales e investiga sobre ella lo más que puedas.

 

necesito-dinero-rapido

Préstamos rápidos y fáciles.

Aquí aplica el dicho de las abuelitas: “Si parece demasiado bueno para ser verdad, seguramente no lo es”. Al igual que con los préstamos por internet, esta forma de conseguir dinero es socorrida por muchos pero analizada a fondo por pocos.

Seguramente los has visto, los reconoces por su manera de anunciarse: “Préstamos sin aval”, “Préstamos en efectivo urgentes”, etc., y es justo esto lo que hace que muchos caigan.

Su manera de operar es esta: te piden que realices un depósito equivalente a cierto porcentaje del dinero que estás solicitando, este porcentaje puede ir del 2 al 10% y te argumentan que lo utilizarán para cubrir gastos administrativos. Una vez que les depositas ¡bye! se van con tu dinero y, lo peor, con tu información personal.

  • No hagas depósitos por adelantado. Aléjate si te dicen que necesitan que hagas un pago por concepto de “autorización del préstamo”.
  • Nunca entregues documentos personales, mucho menos se te ocurra soltarles tu tarjeta de crédito o débito si no estás seguro de que sea una empresa seria.
  • Acude a Instituciones Financieras autorizadas. Si no tienes idea de cuál es buena y cuál no, acércate a CONDUSEF. Más vale que pierdas un ratito investigando a que pierdas dinero y tranquilidad, ¿no?
  • Este es un punto importante: no dejes las escrituras de tu casa, papeles de tu coche, contraseñas, datos de tus cuentas ni hagas transferencias o depósitos hasta que estés seguro de la legalidad de la institución a la que acudiste.

Pagar deudas

¡No te apresures!

Si ya te agarraron las prisas, recuerda que hay muchísimas instituciones que pueden prestarte la cantidad que necesitas, así que no te vayas por la primera que te hizo ojitos.

Bien leí por ahí un día: los problemas de dinero no se solucionan con dinero, sino con buena administración, así que una vez que salgas de este bache, ahora sí hazme caso y procura armar un colchoncito de dinero que te sirva para próximas emergencias. Si no tienes ni idea de cómo empezar, acá te dejo el artículo 5 pasos para crear tu fondo de ahorro para emergencias.

En caso de caer en deudas por llevar un estilo de vida que no puedes pagar, tienes de dos: conseguir ingresos extras o bajarle dos rayitas a tanto gasto. Si ya te diste cuenta de que estás siendo víctima de la inflación del estilo de vida, te dejo este artículo, seguro te servirá para rehabilitarte.

 

Otros artículos que te pueden interesar:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *