Lo que debes saber de los pagos chiquitos4 min read


Seguramente más de una ocasión has entrado o pasado por alguna tienda departamental con la intención de ver, y terminas comprando; o has necesitado de un préstamo y hay algo sumamente cómodo que te atrapa para decir sí. Y estos dos tienen un punto en común. Si te pregunto: -¿Por qué fue?, tal vez tu respuesta tenga algo que ver con  los famosos pagos chiquitos.

 

¿Qué son los  pagos chiquitos?

 

Son una opción de compra en abonos opuesta al chaz, chaz (de contado) que ofrecen algunos establecimientos comerciales como pago de algún producto e incluso las instituciones financieras han comenzado a brindar préstamos en efectivo. Más adelante te explicaré con detalle.

Este método de pago significa que el costo total del producto o préstamo lo difieren, ya sea por semanas o quincenas. Cada pago incluye un interés asociado al crédito que te están otorgando por comprar el producto a plazos, lo cual los hace muy distintos a los pagos a meses sin intereses.

 

¿Porque la gente prefiere  los pagos chiquitos?

 

Existen tres razones principales:

 

  1. Cuando no cuentan con la liquidez suficiente  o están sobreendeudados para poder pagar el precio total, resultando una tentación para su cartera a pesar de ser caros.
  2. Es la “mejor” opción a la que pueden acceder para realizar compras de manera inmediata.
  3. La percepción que se tiene sobre “de poquito en poquito”, nos parece que es una ventaja para pagar poco dinero por un bien.

 

¡Cuidado con los pagos chiquitos!

Te aseguro que después de 92 y 112 abonos semanales terminan siendo “pequeños gigantes”. Condusef advierte que sólo por elegir esta modalidad tendrías que pagar entre un 20 y 50 por ciento más del valor del precio normal de la compra, además de ser uno de los financiamientos más caros del mercado.

Otro punto a contemplar es que este tipo de compras sí genera historial crediticio, y en caso de caer en morosidad debido a la tasa de interés tan alta se convierte en una deuda que no se puede negociar, por lo que, pagar por medio de una negociación no es factible.

 

Primero haz cuentas.

Toma unos minutos para calcular cuánto pagarías, es sencillo y evitará que tu compra cueste una fortuna por un artículo o préstamo que no debería ser tan caro. O peor, podrían ser bienes no duraderos y tú seguirás pagando incluso si tu blusa ya tiene un agujero o tu celular se descompone antes de terminar de pagarlo.

 

pagos chiquitos

 

¿Cómo funcionan los pagos chiquitos?

De acuerdo a la Condusef, hay ciertas características generales que tienen este tipo de pagos fáciles, entre las que están:

 

  • Se paga enganche. Cuando se trata de compras, en la mayoría de los artículos te piden un enganche para diferir el sobrante, generalmente en pagos fijos quincenales o semanales, muy pocas veces a meses.
  • Comisiones. Este tipo de créditos están sujetos a comisiones o intereses moratorios, retrasos, entre otros como cualquier otro crédito.
  • Son pagos fijos. En estos casos, contrario a los MSI, ya tienen integrados los intereses, por eso los precios suelen ser elevados a comparación del precio de contado.
  • Es un compromiso a largo plazo. Contemplando que son pagos muy pequeños y que el monto es un tanto elevado, el plazo para liquidar podría tomar años.
  • Son fáciles de adquirir. No necesitas ningún otro documento más que una identificación.

 

 

Antes de realizar tu compra

  • Compara precios. Que no te atrape el pago semanal o que la pantalla está de “promoción”, investiga si existe la posibilidad de comprar a meses sin intereses o cuál es el precio de contado.
  • Considera el tipo de bien a comprar. He visto en muchas ocasiones que la ropa se oferta a pagos quincenales o incluso la despensa aun siendo bienes de primera necesidad o que se desgastan con mucha facilidad.
  • Ojo con la cantidad quincenas o semanas. Mientras más pagos chiquitos tengas para pagar, mucho más grande será el monto total que liquidar.

 

Piénsalo dos veces antes  de utilizar pagos chiquitos.

Han llegado muchas personas a Resuelve Tu Deuda buscando una solución a su problema de endeudamiento que justo fue originado por alguna tienda departamental, ya sea por comprar ropa, muebles y demás. Desafortunadamente, nosotros no podemos ayudar a liquidar el adeudo.

Si no cuentas con otro tipo de financiamiento como tarjetas de crédito,  te sugerimos comenzar a crear un fondo de emergencias por si en algún momento se llega a descomponer la lavadora o necesitas un nuevo refrigerador, nada mejor que ahorrar y utilizar tu propio dinero.

Pagar deudas

Otros artículos que te podrían interesar: